Categorías

En esta carta vemos a una persona avariciosa, o dependiente de los bienes materiales, de la seguridad, la estabilidad y el confort que nos proveen. Como si el pasado hubiera resultado muy duro, el hombre se protege ante futuras calamidades, en torno a si construye un escudo de protección económica.

El hombre usa los pentáculos u oros como medida de protección frente al mundo exterior. Con ellos cubre las partes más vulnerables, el corno sobre su cabeza, protege su mente. Otro Pentáculo cubre su garganta, su corazón y sus órganos vitales. Más en la guía del Tarot: https://www.guiadetarotistas.es

 

El mundo exterior

Otros dos pentáculos le aíslan del mundo exterior, cubriéndole los pies. De ese modo pierde el contacto directo con la tierra. Cuando esta carta aparece en posición normal, representa el poder y la vitalidad.

Indica que tienes suficiente energía para ti y para iluminar a los demás. Dispones de los  medios necesarios para el éxito y solo será cuestión de que lo apliques en el trabajo. Demuestra que eres un buen líder, y que te gusta estar a cargo de las cosas y demuestras que sabes llevar el mando. Te gusta el trabajo y el poder que te ofrece el dinero. Te esfuerzas por conseguir más y más.

 

Los ojos para los negocios

Tienes buen ojo para los negocios, facilidad para ganar dinero. Ante los problemas del pasado te has esforzado en sobreprotegerte, acumulando bienes que te sirven de protección pero no ofreces a los demás y este comportamiento te aleja del mundo. Cuando la carta aparece en posición invertida, la carta alerta sobre lo contrario de la avaricia, como el malgasto, el no pensar en que habrá un mañana y que necesitaremos para él lo que ahora poseemos.

Puede presagiar ludopatía, descuido por la salud, facilidad para caer en los vicios. La clásica persona que invita a los que no son sus verdaderos amigos, y luego se sorprende de que estos no respondan cuando tenga necesidades económicas.

Los comentarios están cerrados.